Nuevas recetas

Estos pescados orgánicos y sostenibles son mejores para usted y para el planeta

Estos pescados orgánicos y sostenibles son mejores para usted y para el planeta

Recientemente, The Daily Meal cubrió un tema pertinente: ¿Qué son los alimentos “sostenibles” y por qué, y cómo, debería cocinarlos? En este artículo, se destacaron las prácticas agrícolas sostenibles y le dimos las razones por las que la búsqueda de productos de origen sostenible puede tener un impacto positivo en el medio ambiente. Con tanto énfasis en la pureza e integridad de los mariscos en las noticias estadounidenses y mundiales, decidimos que era hora de investigar también los métodos de pesca sostenibles.

Estos pescados orgánicos y sostenibles son mejores para usted y para el planeta.

A medida que pasan los días, se crean cada vez más empresas pesqueras sostenibles. Algunas de estas empresas capturan el pescado por sí mismas, mientras que otras venden pescado capturado de forma sostenible por otros. Greensbury Market, un distribuidor en línea de pescados y mariscos sostenibles que se describe con más detalle en la presentación de diapositivas adjunta, explica la clave diferencias entre productos del mar sostenibles y no sostenibles:

Pesca no sostenible
"Mucho el pescado disponible hoy en los Estados Unidos [es] importado, a menudo de lugares donde los estándares sanitarios y ambientales para el cultivo o la captura de peces son bajos.

“Muchas pesquerías populares han estado usando métodos para capturar o cultivar sus peces que pueden dañar los hábitats y otros animales salvajes y drenar el océano de sus recursos.

“Las trampas, el arrastre de fondo y los métodos de dragado para capturar peces [pueden] causar daños graves al hábitat [s] y aniquilar por completo a varias especies del lecho marino.

“Miles y miles de animales que viven en el mar, incluidos delfines, tortugas y peces, son arrojados al mar, muertos, después de haber sido capturado accidentalmente como captura incidental.

“Muchos pescados silvestres populares contienen sustancias como mercurio o PCB que son perjudiciales para la salud.

“La sobrepesca agota a nuestros [peces] de su hábitat. Cuando no hay suficientes peces más grandes para pescar, los pescadores pasan a pescar peces más pequeños ... [y] los peces más pequeños son alimento para otros peces. Esto puede tener un efecto grande y duradero en todo el ecosistema ".

Haga clic aquí para conocer 5 razones para no volver a comer pescado no sostenible.

Pesca sustentable
Técnicas de pesca sostenible como la pesca con palangre, línea de mano, trol, jig o con arpón tienen poco impacto en el hábitat y el ecosistema del océano. Estos métodos de pesca tienen niveles muy bajos de captura incidental. La pesca sostenible mantiene un alto nivel de prácticas sostenibles para mantener el ecosistema natural del océano para que las generaciones futuras mantengan y disfruten sus recursos ”.

Las siguientes empresas pesqueras sostenibles conocen bien las líneas generales que acaba de describir Greensbury Market. Una de esas empresas no destacada en la presentación de diapositivas adjunta, Hawaii Hilo Fish Company, Inc., señala bien el peligro actual que enfrentan las especies que habitan en los océanos. Si continúa la sobrepesca, “las poblaciones de casi todos los productos del mar colapsarán para el 2048. Comer productos del mar sostenibles alivia algunas de estas tensiones sobre el medio ambiente”.

Haga clic aquí para ver cómo era la pesca sostenible en 2010.

Además, Hilo Fish Company, Inc. agrega que el pescado es la principal fuente de proteínas para el 20 por ciento de la población mundial. De toda la población mundial, 120 millones de personas dependen del comercio pesquero para una parte o la totalidad de sus ingresos. Con tanta gente que depende del pescado no solo para obtener ingresos sino también para su nutrición, es importante garantizar la supervivencia a largo plazo de los seres humanos mediante la pesca de forma sostenible. Las siguientes empresas están haciendo todo lo posible para lograrlo.

Haga clic aquí para ver el video blog de Lauren Reid, colaboradora de The Daily Meal Special: La verdad sobre el atún: en alta mar.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para un atún derretido, hay pocas cosas que una lata de atún puede ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Y la Agencia de Protección Ambiental “recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio más bajos que los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede simplemente incorporar pescado y mariscos con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

La primicia sobre todos esos diferentes tipos de atún

Independientemente de la marca de atún, es probable que veas aparecer ciertas palabras en las latas de atún una y otra vez, como slipjack, rabil, atún blanco. Si bien probablemente no debería comer atún enlatado para el desayuno, el almuerzo y la cena, puede tomar decisiones informadas sobre el tipo de atún que elige consumir, en función de sus necesidades dietéticas personales.

La dietista registrada Vanessa Rissetto desglosó los diferentes tipos de atún. Esto es lo que necesita saber sobre cada uno:

Atún claro en trozos: "Esto es típicamente de atún aleta amarilla o barrilete, lo que significa que es más bajo en calorías y grasas y, por lo tanto, más bajo en omegas y menos en mercurio", dijo Rissetto.

Atún sólido / albacora: Rissetto dijo que este tipo de atún tiende a ser más alto en calorías y más bajo en proteínas y B12, y más alto en mercurio. "Tiene un sabor suave", agregó.

Aleta amarilla: También conocido como atún aleta amarilla, el atún aleta amarilla es más alto en mercurio que el atún blanco o el listado. También tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3.

Listado: “El barrilete es la especie más utilizada en el atún enlatado”, dijo Rissetto. “Se vende principalmente como atún 'enlatado ligero' o 'en trozos', y también está disponible fresco y congelado. También tiene un alto contenido de omega-3 ".

Envasado en agua: "Aquí no hay sal ni calorías añadidas, lo que debe tenerse en cuenta", dijo Rissetto.

Envasado en agua, sal agregada: Rissetto dijo que a algunas personas les gusta esto por su sabor. "Pero si tiene problemas de presión arterial, debe prestar atención al contenido de sodio".

Envasado en aceite de oliva: Si bien esta puede ser una opción sabrosa con algunas grasas saludables adicionales, Rissetto dijo que tenga cuidado con lo que se mezcla. "Debido al [contenido] de grasa, no querrá agregar mayonesa", explicó.

Siempre que esté consciente de la cantidad de mercurio que consume y lo mantenga alrededor de una lata por semana, es difícil equivocarse con la mayoría de las latas de atún. Por lo tanto, si encuentra un sabor que le gusta y el precio es correcto, continúe y disfrute de ese atún derretido semanal, preferiblemente con algunas verduras saludables encima.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para derretir el atún, hay pocas cosas que una lata de atún pueda hacer ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Y la Agencia de Protección Ambiental “recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio más bajos que los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede incorporar pescado y marisco con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

La primicia sobre todos esos diferentes tipos de atún

Independientemente de la marca de atún, es probable que veas aparecer ciertas palabras en las latas de atún una y otra vez, como slipjack, rabil, atún blanco. Si bien probablemente no debería comer atún enlatado para el desayuno, el almuerzo y la cena, puede tomar decisiones informadas sobre el tipo de atún que elija consumir, en función de sus necesidades dietéticas personales.

La dietista registrada Vanessa Rissetto desglosó los diferentes tipos de atún. Esto es lo que necesita saber sobre cada uno:

Atún claro en trozos: "Esto es típicamente de atún aleta amarilla o barrilete, lo que significa que es más bajo en calorías y grasas y, por lo tanto, más bajo en omegas y menos en mercurio", dijo Rissetto.

Atún sólido / albacora: Rissetto dijo que este tipo de atún tiende a ser más alto en calorías y más bajo en proteínas y B12, y más alto en mercurio. "Tiene un sabor suave", agregó.

Aleta amarilla: También conocido como atún aleta amarilla, el atún aleta amarilla es más alto en mercurio que el atún blanco o el listado. También tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3.

Listado: “El barrilete es la especie más utilizada en el atún enlatado”, dijo Rissetto. “Se vende principalmente como atún 'enlatado ligero' o 'en trozos', y también está disponible fresco y congelado. También tiene un alto contenido de omega-3 ".

Envasado en agua: "Aquí no hay sal ni calorías añadidas, lo que debe tenerse en cuenta", dijo Rissetto.

Envasado en agua, sal agregada: Rissetto dijo que a algunas personas les gusta esto por su sabor. "Pero si tiene problemas de presión arterial, debe prestar atención al contenido de sodio".

Envasado en aceite de oliva: Si bien esta puede ser una opción sabrosa con algunas grasas saludables adicionales, Rissetto dijo que tenga cuidado con lo que se mezcla. "Debido al [contenido] de grasa, no querrá agregar mayonesa", explicó.

Siempre que esté consciente de la cantidad de mercurio que consume y lo mantenga alrededor de una lata por semana, es difícil equivocarse con la mayoría de las latas de atún. Por lo tanto, si encuentra un sabor que le gusta y el precio es correcto, continúe y disfrute de ese atún derretido semanal, preferiblemente con algunas verduras saludables encima.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para un atún derretido, hay pocas cosas que una lata de atún puede ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos y la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. "Recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio más bajos que los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede simplemente incorporar pescado y mariscos con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

La primicia sobre todos esos diferentes tipos de atún

Independientemente de la marca de atún, es probable que veas ciertas palabras aparecer en las latas de atún una y otra vez, como slipjack, rabil, atún blanco. Si bien probablemente no debería comer atún enlatado para el desayuno, el almuerzo y la cena, puede tomar decisiones informadas sobre el tipo de atún que elija consumir, en función de sus necesidades dietéticas personales.

La dietista registrada Vanessa Rissetto desglosó los diferentes tipos de atún. Esto es lo que necesita saber sobre cada uno:

Atún claro en trozos: "Esto es típicamente de atún de aleta amarilla o barrilete, lo que significa que es más bajo en calorías y grasas y, por lo tanto, más bajo en omegas y menos en mercurio", dijo Rissetto.

Atún sólido / albacora: Rissetto dijo que este tipo de atún tiende a ser más alto en calorías y más bajo en proteínas y B12, y más alto en mercurio. "Tiene un sabor suave", agregó.

Aleta amarilla: También conocido como atún aleta amarilla, el atún aleta amarilla es más alto en mercurio que el atún blanco o el listado. También tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3.

Listado: “El barrilete es la especie más utilizada en el atún enlatado”, dijo Rissetto. “Se vende principalmente como atún 'enlatado light' o 'en trozos', y también está disponible fresco y congelado. También tiene un alto contenido de omega-3 ".

Envasado en agua: "Aquí no hay sal ni calorías añadidas, lo que debe tenerse en cuenta", dijo Rissetto.

Envasado en agua, sal agregada: Rissetto dijo que a algunas personas les gusta esto por su sabor. "Pero si tiene problemas de presión arterial, debe prestar atención al contenido de sodio".

Envasado en aceite de oliva: Si bien esta puede ser una opción sabrosa con algunas grasas saludables adicionales, Rissetto dijo que tenga cuidado con lo que se mezcla. "Debido al [contenido] de grasa, no querrá agregar mayonesa", explicó.

Siempre que esté consciente de la cantidad de mercurio que consume y lo mantenga alrededor de una lata por semana, es difícil equivocarse con la mayoría de las latas de atún. Por lo tanto, si encuentra un sabor que le guste y el precio es correcto, continúe y disfrute de ese atún derretido semanal, preferiblemente con algunas verduras saludables encima.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para derretir el atún, hay pocas cosas que una lata de atún pueda hacer ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos y la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. "Recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio inferiores a los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede simplemente incorporar pescado y mariscos con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

La primicia sobre todos esos diferentes tipos de atún

Independientemente de la marca de atún, es probable que veas aparecer ciertas palabras en las latas de atún una y otra vez, como slipjack, rabil, atún blanco. Si bien probablemente no debería comer atún enlatado para el desayuno, el almuerzo y la cena, puede tomar decisiones informadas sobre el tipo de atún que elija consumir, en función de sus necesidades dietéticas personales.

La dietista registrada Vanessa Rissetto desglosó los diferentes tipos de atún. Esto es lo que necesita saber sobre cada uno:

Atún claro en trozos: "Esto es típicamente de atún de aleta amarilla o barrilete, lo que significa que es más bajo en calorías y grasas y, por lo tanto, más bajo en omegas y menos en mercurio", dijo Rissetto.

Atún sólido / albacora: Rissetto dijo que este tipo de atún tiende a ser más alto en calorías y más bajo en proteínas y B12, y más alto en mercurio. "Tiene un sabor suave", agregó.

Aleta amarilla: También conocido como atún aleta amarilla, el atún aleta amarilla es más alto en mercurio que el atún blanco o el listado. También tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3.

Listado: “El barrilete es la especie más utilizada en el atún enlatado”, dijo Rissetto. “Se vende principalmente como atún 'enlatado ligero' o 'en trozos', y también está disponible fresco y congelado. También tiene un alto contenido de omega-3 ".

Envasado en agua: "Aquí no hay sal ni calorías añadidas, lo que debe tenerse en cuenta", dijo Rissetto.

Envasado en agua, sal agregada: Rissetto dijo que a algunas personas les gusta esto por su sabor. "Pero si tiene problemas de presión arterial, debe prestar atención al contenido de sodio".

Envasado en aceite de oliva: Si bien esta puede ser una opción sabrosa con algunas grasas saludables adicionales, Rissetto dijo que tenga cuidado con lo que se mezcla. "Debido al [contenido] de grasa, no querrá agregar mayonesa", explicó.

Siempre que esté consciente de la cantidad de mercurio que consume y lo mantenga alrededor de una lata por semana, es difícil equivocarse con la mayoría de las latas de atún. Por lo tanto, si encuentra un sabor que le gusta y el precio es correcto, continúe y disfrute de ese atún derretido semanal, preferiblemente con algunas verduras saludables encima.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para derretir el atún, hay pocas cosas que una lata de atún pueda hacer ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Y la Agencia de Protección Ambiental “recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio inferiores a los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede simplemente incorporar pescado y mariscos con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

La primicia sobre todos esos diferentes tipos de atún

Independientemente de la marca de atún, es probable que veas aparecer ciertas palabras en las latas de atún una y otra vez, como slipjack, rabil, atún blanco. Si bien probablemente no debería comer atún enlatado para el desayuno, el almuerzo y la cena, puede tomar decisiones informadas sobre el tipo de atún que elija consumir, en función de sus necesidades dietéticas personales.

La dietista registrada Vanessa Rissetto desglosó los diferentes tipos de atún. Esto es lo que necesita saber sobre cada uno:

Atún claro en trozos: "Esto es típicamente de atún aleta amarilla o barrilete, lo que significa que es más bajo en calorías y grasas y, por lo tanto, más bajo en omegas y menos en mercurio", dijo Rissetto.

Atún sólido / albacora: Rissetto dijo que este tipo de atún tiende a ser más alto en calorías y más bajo en proteínas y B12, y más alto en mercurio. "Tiene un sabor suave", agregó.

Aleta amarilla: También conocido como atún aleta amarilla, el atún aleta amarilla es más alto en mercurio que el atún blanco o el listado. También tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3.

Listado: “El barrilete es la especie más comúnmente utilizada en el atún enlatado”, dijo Rissetto. “Se vende principalmente como atún 'enlatado ligero' o 'en trozos', y también está disponible fresco y congelado. También tiene un alto contenido de omega-3 ".

Envasado en agua: "Aquí no hay sal ni calorías añadidas, lo que debe tenerse en cuenta", dijo Rissetto.

Envasado en agua, sal agregada: Rissetto dijo que a algunas personas les gusta esto por su sabor. "Pero si tiene problemas de presión arterial, debe prestar atención al contenido de sodio".

Envasado en aceite de oliva: Si bien esta puede ser una opción sabrosa con algunas grasas saludables adicionales, Rissetto dijo que tenga cuidado con lo que se mezcla. "Debido al [contenido] de grasa, no querrá agregar mayonesa", explicó.

Siempre que esté consciente de la cantidad de mercurio que consume y lo mantenga alrededor de una lata por semana, es difícil equivocarse con la mayoría de las latas de atún. Por lo tanto, si encuentra un sabor que le gusta y el precio es correcto, continúe y disfrute de ese atún derretido semanal, preferiblemente con algunas verduras saludables encima.


El mejor atún enlatado para tu salud, según expertos

Ah, la humilde lata de atún, ¡cuánto ha subido! Ya sea que lo untes en una baguette, pongas una cucharada encima de una ensalada verde fresca y crujiente o lo coloques entre un trozo de queso y una rebanada de pan integral para un atún derretido, hay pocas cosas que una lata de atún puede ' hacer.

En la era de los mandatos de refugiarse en el lugar de la pandemia de coronavirus, el atún enlatado es especialmente relevante. Debido a que viene en una lata y está repleto de ácidos grasos omega-3 y proteínas, es uno de los pocos alimentos básicos saludables que puede comprar en el supermercado a granel y dejar reposar en su despensa hasta que lo necesite. Esto significa menos viajes al supermercado, lo que siempre es una ventaja en estos días.

Sin embargo, si un paseo por el pasillo de pescado enlatado lo deja rascándose la cabeza, no lo culpamos: la cantidad de opciones de atún que hay es abrumadora. Hay atún en aceite de oliva, atún en agua, atún claro en trozos, atún aleta amarilla; la lista sigue y sigue.

Entonces, ¿qué opciones de atún son las más saludables? Vamos a ver.

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto atún es demasiado atún?

Si bien el pescado generalmente es alabado como una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, también contiene mercurio, que puede ser tóxico para el cuerpo en grandes cantidades. Según la nutricionista Tamar Samuels, fundadora de All Great Nutrition y cofundadora de Culina Health, el pescado y el marisco tienden a ser más altos en mercurio que otros alimentos porque las emisiones de mercurio liberadas al aire por las centrales eléctricas de carbón y otras fuentes industriales se asientan en el océano, afectando así a los peces.

La Administración de Drogas y Alimentos y la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. "Recomiendan limitar la ingesta de pescados y mariscos con alto contenido de mercurio (incluido el atún y otros peces depredadores grandes como el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa) a no más de seis onzas por semana, y una La lata de atún suele ser de cinco onzas ”, dijo Samuels al HuffPost.

Si está embarazada, esa recomendación es aún menor. Debido a que los niveles altos de mercurio pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de los fetos, el Grupo de Trabajo Ambiental sugiere que las mujeres embarazadas consuman un 25% menos de pescado con alto contenido de mercurio que la recomendación de la FDA y la EPA.

Ahora, sobre esas latas a menudo caras de atún de aspecto elegante: ¿alguna vez contienen menos mercurio, lo que las hace más seguras para comer en grandes cantidades? Actualmente, si.

“Todo el atún tiene algo de mercurio, pero la cantidad varía según el tipo de pescado”, explicó Samuels. “Algunas marcas como Safe Catch prueban el contenido de mercurio de cada lata de atún y solo venden latas que tienen niveles de mercurio más bajos que los límites de la FDA. ¡Creo que valen la pena! También puede incorporar pescado y marisco con bajo contenido de mercurio en su dieta, como salmón enlatado o pescado congelado ".

The inside scoop on all those different types of tuna

Regardless of the brand of tuna, you’ll likely see certain words pop up on cans of tuna over and over again, like slipjack, yellowfin, albacore. While you probably shouldn’t be eating canned tuna for breakfast, lunch and dinner, you can make informed decisions about the type of tuna you choose to consume, based on your personal dietary needs.

Registered dietician Vanessa Rissetto broke down the different types of tuna. Here’s what you need to know about each:

Chunk light tuna: “This is typically from yellowfin tuna or skipjack, meaning it’s lower in calories and fat and therefore lower in omegas and lower in mercury,” Rissetto said.

Solid/albacore tuna: Rissetto said this type of tuna tends to be higher in calories and lower in protein and B12, and higher in mercury. “It has a mild flavor,” she added.

Yellowfin: Also referred to as ahi tuna, yellowfin tuna is higher in mercury than albacore or skipjack. It’s also high in omega-3 fatty acids.

Skipjack: “ Skipjack is the species most commonly used in canned tuna,” Rissetto said. “It is mainly sold as ‘canned light’ or ‘chunk light’ tuna, and it is also available fresh and frozen. It’s high in omega-3s, too.”

Packed in water: “There’s no added salt or calories here, which should be taken into consideration,” Rissetto said.

Packed in water, salt added: Rissetto said that some people like this for flavor. “But if you’re having blood pressure issues, then you would want to pay attention to the sodium content.”

Packed in olive oil: While this can be a flavorful option with some additional healthy fats, Rissetto said to be careful what you mix it with. “Because of the fat [content], you wouldn’t want to add mayo,” she explained.

As long as you’re mindful of how much mercury you’re consuming and keep it to around one can a week, it’s hard to go wrong with most cans of tuna. So, if you find a flavor you like and the price is right, go ahead and indulge in that weekly tuna melt, preferable with some healthy veggies on top.


The Best Canned Tuna For Your Health, According To Experts

Ah, the lowly can of tuna — how far it is has risen! Whether you spread it on a baguette, put a scoop on top of a fresh, crunchy green salad or slip it between a piece of cheese and a slice of whole grain bread for a tuna melt, there are few things a can of tuna can’t do.

In the age of the coronavirus pandemic’s shelter-in-place mandates, canned tuna is especially relevant. Because it comes in a can and is packed with omega-3 fatty acids and protein, it’s one of the few healthy food staples that you can grab at the grocery store in bulk and let sit in your pantry until you need it. This means fewer trips to the grocery store, which is always a plus these days.

If a stroll down the canned fish aisle leaves you scratching your head, though, we don’t blame you: The number of tuna options out there is overwhelming. There’s tuna in olive oil, tuna in water, chunk light tuna, yellowfin tuna ― the list goes on and on.

So, which tuna choices are healthiest? Let’s take a look.

First things first: How much tuna is too much tuna?

While fish is generally lauded as an excellent source of protein and healthy fat, it also contains mercury, which can be toxic for the body in large quantities. According to nutritionist Tamar Samuels, founder of All Great Nutrition and co-founder of Culina Health, fish and seafood tend to be higher in mercury than other foods because mercury emissions released into the air from coal-fired power plants and other industrial sources settle into the ocean, thus affecting fish.

The U.S. Food and Drug Administration and Environmental Protection Agency “recommend limiting intake of high-mercury fish and seafood (including tuna and other large predatory fish like shark, swordfish, tilefish and king mackerel) to no more than six ounces a week, and one can of tuna is typically five ounces,” Samuels told HuffPost.

If you’re pregnant, that recommendation is even lower. Because high mercury levels can have a negative impact on developing fetuses, the Environmental Working Group suggests pregnant women consume 25% less high-mercury fish than the FDA and EPA recommendation.

Now, onto those often-expensive cans of fancy-looking tuna: Do they ever contain less mercury, making them safer to eat in larger quantities? Actualmente, si.

“All tuna has some mercury, but the amount does vary depending on the type of fish,” Samuels explained. “Some brands like Safe Catch do test the mercury content of each can of tuna and only sell cans that have mercury levels lower than the FDA limits. I think these are totally worth it! You can also just incorporate lower mercury fish and seafood into your diet, like canned salmon or frozen fish.”

The inside scoop on all those different types of tuna

Regardless of the brand of tuna, you’ll likely see certain words pop up on cans of tuna over and over again, like slipjack, yellowfin, albacore. While you probably shouldn’t be eating canned tuna for breakfast, lunch and dinner, you can make informed decisions about the type of tuna you choose to consume, based on your personal dietary needs.

Registered dietician Vanessa Rissetto broke down the different types of tuna. Here’s what you need to know about each:

Chunk light tuna: “This is typically from yellowfin tuna or skipjack, meaning it’s lower in calories and fat and therefore lower in omegas and lower in mercury,” Rissetto said.

Solid/albacore tuna: Rissetto said this type of tuna tends to be higher in calories and lower in protein and B12, and higher in mercury. “It has a mild flavor,” she added.

Yellowfin: Also referred to as ahi tuna, yellowfin tuna is higher in mercury than albacore or skipjack. It’s also high in omega-3 fatty acids.

Skipjack: “ Skipjack is the species most commonly used in canned tuna,” Rissetto said. “It is mainly sold as ‘canned light’ or ‘chunk light’ tuna, and it is also available fresh and frozen. It’s high in omega-3s, too.”

Packed in water: “There’s no added salt or calories here, which should be taken into consideration,” Rissetto said.

Packed in water, salt added: Rissetto said that some people like this for flavor. “But if you’re having blood pressure issues, then you would want to pay attention to the sodium content.”

Packed in olive oil: While this can be a flavorful option with some additional healthy fats, Rissetto said to be careful what you mix it with. “Because of the fat [content], you wouldn’t want to add mayo,” she explained.

As long as you’re mindful of how much mercury you’re consuming and keep it to around one can a week, it’s hard to go wrong with most cans of tuna. So, if you find a flavor you like and the price is right, go ahead and indulge in that weekly tuna melt, preferable with some healthy veggies on top.


The Best Canned Tuna For Your Health, According To Experts

Ah, the lowly can of tuna — how far it is has risen! Whether you spread it on a baguette, put a scoop on top of a fresh, crunchy green salad or slip it between a piece of cheese and a slice of whole grain bread for a tuna melt, there are few things a can of tuna can’t do.

In the age of the coronavirus pandemic’s shelter-in-place mandates, canned tuna is especially relevant. Because it comes in a can and is packed with omega-3 fatty acids and protein, it’s one of the few healthy food staples that you can grab at the grocery store in bulk and let sit in your pantry until you need it. This means fewer trips to the grocery store, which is always a plus these days.

If a stroll down the canned fish aisle leaves you scratching your head, though, we don’t blame you: The number of tuna options out there is overwhelming. There’s tuna in olive oil, tuna in water, chunk light tuna, yellowfin tuna ― the list goes on and on.

So, which tuna choices are healthiest? Let’s take a look.

First things first: How much tuna is too much tuna?

While fish is generally lauded as an excellent source of protein and healthy fat, it also contains mercury, which can be toxic for the body in large quantities. According to nutritionist Tamar Samuels, founder of All Great Nutrition and co-founder of Culina Health, fish and seafood tend to be higher in mercury than other foods because mercury emissions released into the air from coal-fired power plants and other industrial sources settle into the ocean, thus affecting fish.

The U.S. Food and Drug Administration and Environmental Protection Agency “recommend limiting intake of high-mercury fish and seafood (including tuna and other large predatory fish like shark, swordfish, tilefish and king mackerel) to no more than six ounces a week, and one can of tuna is typically five ounces,” Samuels told HuffPost.

If you’re pregnant, that recommendation is even lower. Because high mercury levels can have a negative impact on developing fetuses, the Environmental Working Group suggests pregnant women consume 25% less high-mercury fish than the FDA and EPA recommendation.

Now, onto those often-expensive cans of fancy-looking tuna: Do they ever contain less mercury, making them safer to eat in larger quantities? Actualmente, si.

“All tuna has some mercury, but the amount does vary depending on the type of fish,” Samuels explained. “Some brands like Safe Catch do test the mercury content of each can of tuna and only sell cans that have mercury levels lower than the FDA limits. I think these are totally worth it! You can also just incorporate lower mercury fish and seafood into your diet, like canned salmon or frozen fish.”

The inside scoop on all those different types of tuna

Regardless of the brand of tuna, you’ll likely see certain words pop up on cans of tuna over and over again, like slipjack, yellowfin, albacore. While you probably shouldn’t be eating canned tuna for breakfast, lunch and dinner, you can make informed decisions about the type of tuna you choose to consume, based on your personal dietary needs.

Registered dietician Vanessa Rissetto broke down the different types of tuna. Here’s what you need to know about each:

Chunk light tuna: “This is typically from yellowfin tuna or skipjack, meaning it’s lower in calories and fat and therefore lower in omegas and lower in mercury,” Rissetto said.

Solid/albacore tuna: Rissetto said this type of tuna tends to be higher in calories and lower in protein and B12, and higher in mercury. “It has a mild flavor,” she added.

Yellowfin: Also referred to as ahi tuna, yellowfin tuna is higher in mercury than albacore or skipjack. It’s also high in omega-3 fatty acids.

Skipjack: “ Skipjack is the species most commonly used in canned tuna,” Rissetto said. “It is mainly sold as ‘canned light’ or ‘chunk light’ tuna, and it is also available fresh and frozen. It’s high in omega-3s, too.”

Packed in water: “There’s no added salt or calories here, which should be taken into consideration,” Rissetto said.

Packed in water, salt added: Rissetto said that some people like this for flavor. “But if you’re having blood pressure issues, then you would want to pay attention to the sodium content.”

Packed in olive oil: While this can be a flavorful option with some additional healthy fats, Rissetto said to be careful what you mix it with. “Because of the fat [content], you wouldn’t want to add mayo,” she explained.

As long as you’re mindful of how much mercury you’re consuming and keep it to around one can a week, it’s hard to go wrong with most cans of tuna. So, if you find a flavor you like and the price is right, go ahead and indulge in that weekly tuna melt, preferable with some healthy veggies on top.


The Best Canned Tuna For Your Health, According To Experts

Ah, the lowly can of tuna — how far it is has risen! Whether you spread it on a baguette, put a scoop on top of a fresh, crunchy green salad or slip it between a piece of cheese and a slice of whole grain bread for a tuna melt, there are few things a can of tuna can’t do.

In the age of the coronavirus pandemic’s shelter-in-place mandates, canned tuna is especially relevant. Because it comes in a can and is packed with omega-3 fatty acids and protein, it’s one of the few healthy food staples that you can grab at the grocery store in bulk and let sit in your pantry until you need it. This means fewer trips to the grocery store, which is always a plus these days.

If a stroll down the canned fish aisle leaves you scratching your head, though, we don’t blame you: The number of tuna options out there is overwhelming. There’s tuna in olive oil, tuna in water, chunk light tuna, yellowfin tuna ― the list goes on and on.

So, which tuna choices are healthiest? Let’s take a look.

First things first: How much tuna is too much tuna?

While fish is generally lauded as an excellent source of protein and healthy fat, it also contains mercury, which can be toxic for the body in large quantities. According to nutritionist Tamar Samuels, founder of All Great Nutrition and co-founder of Culina Health, fish and seafood tend to be higher in mercury than other foods because mercury emissions released into the air from coal-fired power plants and other industrial sources settle into the ocean, thus affecting fish.

The U.S. Food and Drug Administration and Environmental Protection Agency “recommend limiting intake of high-mercury fish and seafood (including tuna and other large predatory fish like shark, swordfish, tilefish and king mackerel) to no more than six ounces a week, and one can of tuna is typically five ounces,” Samuels told HuffPost.

If you’re pregnant, that recommendation is even lower. Because high mercury levels can have a negative impact on developing fetuses, the Environmental Working Group suggests pregnant women consume 25% less high-mercury fish than the FDA and EPA recommendation.

Now, onto those often-expensive cans of fancy-looking tuna: Do they ever contain less mercury, making them safer to eat in larger quantities? Actualmente, si.

“All tuna has some mercury, but the amount does vary depending on the type of fish,” Samuels explained. “Some brands like Safe Catch do test the mercury content of each can of tuna and only sell cans that have mercury levels lower than the FDA limits. I think these are totally worth it! You can also just incorporate lower mercury fish and seafood into your diet, like canned salmon or frozen fish.”

The inside scoop on all those different types of tuna

Regardless of the brand of tuna, you’ll likely see certain words pop up on cans of tuna over and over again, like slipjack, yellowfin, albacore. While you probably shouldn’t be eating canned tuna for breakfast, lunch and dinner, you can make informed decisions about the type of tuna you choose to consume, based on your personal dietary needs.

Registered dietician Vanessa Rissetto broke down the different types of tuna. Here’s what you need to know about each:

Chunk light tuna: “This is typically from yellowfin tuna or skipjack, meaning it’s lower in calories and fat and therefore lower in omegas and lower in mercury,” Rissetto said.

Solid/albacore tuna: Rissetto said this type of tuna tends to be higher in calories and lower in protein and B12, and higher in mercury. “It has a mild flavor,” she added.

Yellowfin: Also referred to as ahi tuna, yellowfin tuna is higher in mercury than albacore or skipjack. It’s also high in omega-3 fatty acids.

Skipjack: “ Skipjack is the species most commonly used in canned tuna,” Rissetto said. “It is mainly sold as ‘canned light’ or ‘chunk light’ tuna, and it is also available fresh and frozen. It’s high in omega-3s, too.”

Packed in water: “There’s no added salt or calories here, which should be taken into consideration,” Rissetto said.

Packed in water, salt added: Rissetto said that some people like this for flavor. “But if you’re having blood pressure issues, then you would want to pay attention to the sodium content.”

Packed in olive oil: While this can be a flavorful option with some additional healthy fats, Rissetto said to be careful what you mix it with. “Because of the fat [content], you wouldn’t want to add mayo,” she explained.

As long as you’re mindful of how much mercury you’re consuming and keep it to around one can a week, it’s hard to go wrong with most cans of tuna. So, if you find a flavor you like and the price is right, go ahead and indulge in that weekly tuna melt, preferable with some healthy veggies on top.


The Best Canned Tuna For Your Health, According To Experts

Ah, the lowly can of tuna — how far it is has risen! Whether you spread it on a baguette, put a scoop on top of a fresh, crunchy green salad or slip it between a piece of cheese and a slice of whole grain bread for a tuna melt, there are few things a can of tuna can’t do.

In the age of the coronavirus pandemic’s shelter-in-place mandates, canned tuna is especially relevant. Because it comes in a can and is packed with omega-3 fatty acids and protein, it’s one of the few healthy food staples that you can grab at the grocery store in bulk and let sit in your pantry until you need it. This means fewer trips to the grocery store, which is always a plus these days.

If a stroll down the canned fish aisle leaves you scratching your head, though, we don’t blame you: The number of tuna options out there is overwhelming. There’s tuna in olive oil, tuna in water, chunk light tuna, yellowfin tuna ― the list goes on and on.

So, which tuna choices are healthiest? Let’s take a look.

First things first: How much tuna is too much tuna?

While fish is generally lauded as an excellent source of protein and healthy fat, it also contains mercury, which can be toxic for the body in large quantities. According to nutritionist Tamar Samuels, founder of All Great Nutrition and co-founder of Culina Health, fish and seafood tend to be higher in mercury than other foods because mercury emissions released into the air from coal-fired power plants and other industrial sources settle into the ocean, thus affecting fish.

The U.S. Food and Drug Administration and Environmental Protection Agency “recommend limiting intake of high-mercury fish and seafood (including tuna and other large predatory fish like shark, swordfish, tilefish and king mackerel) to no more than six ounces a week, and one can of tuna is typically five ounces,” Samuels told HuffPost.

If you’re pregnant, that recommendation is even lower. Because high mercury levels can have a negative impact on developing fetuses, the Environmental Working Group suggests pregnant women consume 25% less high-mercury fish than the FDA and EPA recommendation.

Now, onto those often-expensive cans of fancy-looking tuna: Do they ever contain less mercury, making them safer to eat in larger quantities? Actualmente, si.

“All tuna has some mercury, but the amount does vary depending on the type of fish,” Samuels explained. “Some brands like Safe Catch do test the mercury content of each can of tuna and only sell cans that have mercury levels lower than the FDA limits. I think these are totally worth it! You can also just incorporate lower mercury fish and seafood into your diet, like canned salmon or frozen fish.”

The inside scoop on all those different types of tuna

Regardless of the brand of tuna, you’ll likely see certain words pop up on cans of tuna over and over again, like slipjack, yellowfin, albacore. While you probably shouldn’t be eating canned tuna for breakfast, lunch and dinner, you can make informed decisions about the type of tuna you choose to consume, based on your personal dietary needs.

Registered dietician Vanessa Rissetto broke down the different types of tuna. Here’s what you need to know about each:

Chunk light tuna: “This is typically from yellowfin tuna or skipjack, meaning it’s lower in calories and fat and therefore lower in omegas and lower in mercury,” Rissetto said.

Solid/albacore tuna: Rissetto said this type of tuna tends to be higher in calories and lower in protein and B12, and higher in mercury. “It has a mild flavor,” she added.

Yellowfin: Also referred to as ahi tuna, yellowfin tuna is higher in mercury than albacore or skipjack. It’s also high in omega-3 fatty acids.

Skipjack: “ Skipjack is the species most commonly used in canned tuna,” Rissetto said. “It is mainly sold as ‘canned light’ or ‘chunk light’ tuna, and it is also available fresh and frozen. It’s high in omega-3s, too.”

Packed in water: “There’s no added salt or calories here, which should be taken into consideration,” Rissetto said.

Packed in water, salt added: Rissetto said that some people like this for flavor. “But if you’re having blood pressure issues, then you would want to pay attention to the sodium content.”

Packed in olive oil: While this can be a flavorful option with some additional healthy fats, Rissetto said to be careful what you mix it with. “Because of the fat [content], you wouldn’t want to add mayo,” she explained.

As long as you’re mindful of how much mercury you’re consuming and keep it to around one can a week, it’s hard to go wrong with most cans of tuna. So, if you find a flavor you like and the price is right, go ahead and indulge in that weekly tuna melt, preferable with some healthy veggies on top.