Nuevas recetas

8 platos chinos regionales para combatir el frío

8 platos chinos regionales para combatir el frío

Si hace frío afuera, disfruta de estos platos para calentarte por dentro

Pruebe estos ocho platos para calentarse cuando llegue el invierno.

La población de China de más de 1.3 billones soporta un invierno largo y frío todos los años, y la temperatura de Beijing a veces desciende a 20 grados C (cuatro grados F negativos) en enero. Para soportar temperaturas gélidas y la nieve que cubre el suelo, los platos humeantes o picantes son una opción inteligente para el viajero que no está acostumbrado a las inclemencias del invierno. También es genial probarlos en casa para rendirles homenaje. auténtica cocina china.

Estos ocho platos regionales, que provienen de toda China, van desde el picante (tofu Mapo hecho con pimienta de Sichuan) hasta el hirviendo (xiao long bao, o bolas de masa rellenas de caldo humeante). Explore las diferentes regiones a través de algunos de sus platos de autor y considere preparar algunos en casa en una fría noche de invierno.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es la pièce de résistance.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es la pièce de résistance.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar o abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es la pièce de résistance.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar o abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar o abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce, y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es el plato fuerte.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar ni abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.


Si tiene inflamación, podría ser el momento de agregar este ingrediente a su dieta

¿Alguna vez limpiaste tu cajón de frutas y verduras, solo para encontrar una bola de jengibre arrugada en la esquina trasera? Nosotros también. Pero el jengibre merece tanto amor y atención como nuestras otras especias favoritas i. mi. ají y ajo. Lo sabe como un delicioso alimento básico en la cocina, pero también es apreciado por sus innumerables beneficios para la salud. Desde el apoyo a la salud intestinal hasta la reducción de la inflamación, el jengibre es más que un ingrediente en su salteado favorito: es medicinal.

El jengibre se encuentra tanto en la medicina tradicional como en la alternativa como sanador diario. Probablemente lo conozca como un remedio casero para el resfriado común, el dolor de garganta o las náuseas del primer trimestre.

Cálida y aromática, la raíz de jengibre es ligeramente picante y dulce y también es increíblemente versátil. Desde tés que estimulan el sistema inmunológico hasta fideos picantes, el jengibre es el ingrediente que siempre desea tener a mano. Al igual que el ajo, el jengibre adquiere un sabor suave a medida que se cocina, brinda un bocado cálido y una dulzura sutil y se puede utilizar en una variedad de cocinas para platos dulces y salados. Desde verduras hasta galletas, frescas o molidas, el jengibre es la pièce de résistance.

Aunque la raíz de jengibre parece intimidante, su preparación es fácil. Una exfoliación rápida hace el truco. Una vez pelado y picado, el jengibre se puede mezclar fácilmente en varios adobos, salsas y glaseados. También puedes rallar tu jengibre. Tampoco es necesario tirar o abonar la piel parecida al papel. La capa exterior del jengibre es rica en sabor. Con un poco de creatividad, la cáscara crea un caldo potente o un té profundamente nutritivo. También eleva cualquier cóctel, el cielo es el límite.